spacer
 
Advanced Search
Astrobiology Magazine Facebook  Astrobiology Magazine Twitter
  
Retrospections Translations Spanish Translations Rastreo de los Canales de Marte
 
Rastreo de los Canales de Marte
Traductor: Carlos Pérez García-Pando
print PDF
Mars
Posted:   10/06/11
Author:    Richard Milner

Summary: Las imágenes de Marte tomadas desde su órbita sugieren que el agua puede aparecer periódicamente en la superficie del planeta. Hace unos 100 años, Percival Lowell pensó que los "canales" de Marte eran la evidencia de ingeniería global hecha por una raza avanzada de marcianos.


Esta serie de imágenes muestra las características del clima cálido que podría ser la evidencia de agua salada líquida activa hoy en Marte. Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Univ. of Arizona
En un descubrimiento notable, las imágenes tomadas en los últimos cinco años por la cámara High Resolution Imaging Science Experiement (HiRISE) abordo de la sonda Mars Reconnaissance Orbiter, que orbita alrededor de Marte para fotografiar el planeta, parecen indicar la presencia de agua. Durante décadas, los científicos del espacio buscaron en el planeta rojo sin detectar el líquido vital, y concluyeron que estaba completamente seco.

En agosto pasado, sin embargo, los científicos descubrieron docenas de pistas a lo largo de todo el hemisferio sur de Marte, donde estrías oscuras previamente no detectadas iban y venían con las estaciones. Cuando el planeta se calienta, las estrías aparecen y se expanden cuesta abajo, y desaparecen cuando se enfría. Los científicos piensan que puede ser una prueba de agua salada derretida fluyendo cuesta abajo durante el verano marciano.

Cinco secuencias de imágenes del cráter Newton y una del cráter Horowitz muestran las líneas negras que aparecen cerca de las cimas de las laderas y que luego crecen hasta haber montones de "estrías" que permanecen durante meses hasta que vuelve el frío y desaparecen. En el cráter Newton, las fotos muestran hasta 1.000 de estos posibles flujos fluyendo por las laderas y hacía una cuenca.

Los canales de Marte representados por Percival Lowell.
Si se confirma, el descubrimiento podría cambiar fundamentalmente nuestra comprensión de Marte, dando soporte a la teoría de que el planeta alguna vez fue mucho más húmedo y cálido, y renovaría la esperanza de que pueda ser capaz de dar soporte a la vida. Pero antes, unos 120 años atrás, por lo menos un astrónomo prominente estaba convencido de que Marte no sólo era compatible con la vida, pero que fue el hogar de una civilización avanzada que construyó una extensa red de canales para sacar el agua de debajo de supuestas capas de hielo en los polos del planeta rojo para irrigar un mundo que se estaba secando.

El Hombre que "Descubrió la Civilización" en Marte

Estos inmensos terraplenes ilusorios (¿Merplenes?) habían sido estudiados en detalle por uno de los más grandes astrónomos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, el rico y socialmente prominente Percival Lowell. En su época, Lowell fue por mucho el más influyente divulgador de ciencia planetaria en Estados Unidos. Sus libros, ampliamente leídos, incluyen "Marte" (1895), "Marte y sus canales" (1906) y "Marte como la morada de la vida" (1908).

Lowell no fue el primero en creer que veía grandes canales en Marte. Ese honor pertenece al astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli, quien en 1877 informó de la aparición de algunas líneas largas y delgadas que llamó canali, es decir, canales en italiano, pero se abstuvo de atribuirlos a la obra de marcianos inteligentes. ("Deje los marcianos, quédese con los canali") Lowell llevó el asunto mucho más allá. Cautivado por estos fenómenos solo superficialmente observados, Lowell pasó muchos años tratando de esclarecer y teorizar sobre ellos. Las líneas, pensó, deben tener "miles de kilómetros en una dirección fija, hasta tan lejos relativamente como de Londres a Bombay, y en realidad como de Boston a San Francisco."

Portada de la novela de Edgar Rice Burroughs, "Una Princesa de Marte" Crédito de la imagen: Penguin Classics
Pensó que el planeta rojo una vez había sido cubierto por una exuberante vegetación, pero ahora estaba desecado; los "canales" fueron un intento admirable de seres cooperativos e inteligentes para salvar a su planeta de origen.

Los canales de Marte se convirtieron en una de las obsesiones más intensas y equivocadas de la historia de la ciencia, capturando la imaginación popular a través de docenas de periódicos y revistas, así como de clásicos de la ciencia ficción, "La Princesa de Marte", un clásico de revista de Edgar Rice Burroughs, quien también creó el inmortal "Tarzán de los Monos." (Burroughs tenía el raro don de saber lo que el público adora, de hombres-mono hasta pequeños hombres verdes).

A pesar de que sus "canales" y elaboradas descripciones de la civilización marciana resultaron ser el producto del autoengaño (aunque no un engaño deliberado), el nombre de Lowell sigue siendo honorado en los anales de la astronomía. Para proseguir con su equivocada obsesión, fundó y financió uno de los grandes observatorios en la cima de una montaña de 7.200 metros que llamó la Colina de Marte (Mars Hill), cerca de Flagstaff, Arizona. Allí examinó los cielos, y en particular Marte, con su propio telescopio refractor de veinticuatro pulgadas, construido por encargo en 1894, que se convirtió en una maravilla de la época.

En 2012, el Observatorio Lowell, que ahora recibe 80.000 visitantes al año, completará su telescopio de 4,3 metros “Discovery Channel”. Este instrumento que contiene los últimos avances ampliará enormemente el alcance de sus capacidades de investigación y aportará nuevas imágenes del universo a cientos de millones de personas a través de transmisiones directas por televisión.

Y si la Tierra no es invadida por marcianos o golpeada por asteroides gigantes durante la semana que viene, mi próxima historia revelará cómo los queridos habitantes de Marte de Lowell fueron derribados por otro científico notable: nada menos que el socio junior de Charles Darwin en la teoría de la evolución, Alfred Russel Wallace.

This story was originally published in English.

Percival Lowell en el observatorio que construyó en Flagstaff, Arizona. Crédito de la imagen: Mary Evans Picture Library


Related Stories

Astrobiology Roadmap Goal 2: Life in our solar system

Tracing the Martian Atmosphere
Mars Methane Lasts Less than a Year
Drilling Down into Mars
Mars Gullies Linked to Carbon Dioxide, not Water
About Us
Contact Us
Links
Sitemap
Podcast Rss Feed
Daily News Story RSS Feed
Latest News Story RSS Feed
Learn more about RSS
Chief Editor & Executive Producer: Helen Matsos
Copyright © 2014, Astrobio.net